Cosas que han pasado últimamente

Mi nueva palabra favorita: jolgorio. La digo, innecesariamente, muchas veces al día.

La coordinadora del taller de escritura que estoy haciendo, al referirse al grupo, habla de “todas” aunque también hay hombres. Al principio me llamó la atención y pensé que lo hacía sin darse cuenta, pero a medida que transcurren las sesiones y sigue usando el femenino para agruparnos empiezo a pensar que es un uso deliberado del lenguaje, y me encanta. Me hace muy feliz.

Quiero muchas velas para encender en mi casa y que huela delicioso. Quiero terminar el día laboral, cerrar el computador y encender una vela. No tengo ninguna. Quiero velas que huelan a cítrico y al trópico.

Las librerías vuelven a abrir poco a poco, con cita previa. No tengo idea de cómo va a ser el mundo después de esto pero siento que, por un par de años, la espontaneidad quedará suspendida. A ver qué ganamos, si algo.

Hay un placer extraño y casi clandestino en revisar las páginas de mis diarios desde el comienzo de toda esta situación hasta ahora y ver cómo han evolucionado mi estado mental y mis emociones.

Sin darme cuenta empecé la práctica de escribir, cada mañana, algunas cosas por las que estoy agradecida. Encuentro patrones comunes en lo que es realmente importante para mí: constantemente agradezco tener hermanas, ciertas amistades, estar sana, la calma que me da organizar espacios, el amor que recibo y doy, la comunicación de calidad.

Estoy aprendiendo a (y practicando) ser gentil conmigo misma.

Hace semanas llegué a la certeza que quiero que mi vida esté atravesada por la ternura.

También me gusta la palabra gentil y la voy escribiendo en papelitos por la casa.

Estoy trabajando con un equipo distinto al habitual y reafirmo en llamadas laborales, que se prolongan por horas y me exasperan, que los acentos del sur de España me gustan muchísimo y me hacen sentir contenta. También hay en el equipo una chica que tiene la risa más burbujeante del mundo.

Hace semanas, un asunto en particular salió muy muy mal y ahora empieza a ir medio bien. Hay tregua. Respiro.

Últimamente, mimarme consiste en terminar el día laboral, ponerme la pijama y acostarme a escuchar un podcast mirando el techo, sin hacer nada más.

He inaugurado las horas del llanto innecesario. Por suerte, no ocurre con tanta frecuencia. La escena transcurre conmigo asomando la cabeza en la habitación de mi hermana y preguntándole si tiene unos minutos para dedicarle a mis lágrimas y a escucharme decir: “¡no sé por qué estoy llorando!” (la verdad es que sí sé).

Me hablan de duelos no complejos y yo escribo en el diario que no puedo creer el egoísmo de la humanidad: hay una pandemia mundial, cientos de miles de muertos, la economía colapsando, millones de personas pasándolo mal y yo sigo escribiendo sobre mis dolores y victoras individuales.

Me adentro en intimidades ajenas y se me hace muy raro pensar que estoy conociendo circunstancias privadas de personas a las que probablemente nunca me cruzaré en la vida.

Todas mis amigas y conocidas dicen que el confinamiento, y escuchar a sus vecinos o familiares lidiar con sus críos, ha disminuido o extinguido sus ganas de tener los propios. A mí me dio más ganas de tener un hijo.

Creo que, ya grande para la gracia, al fin estoy dejando de ver el mundo en blancos y negros y empezando a reconocer los grises.

Tuvimos tantas semanas de silencio que ahora noto que me asustan los ruidos cotidianos. Niños en la calle, los carros, alguien que alza la voz. Salto de la silla y corro a la ventana a ver qué pasa. Con el corazón acelerado descubro que no pasa nada: es la vida volviendo, antes de tiempo, creo yo, pero a mí nadie me preguntó.

Un comentario en “Cosas que han pasado últimamente

  1. No ver tus publicaciones en Instagram es unas de las pocas cosas que extraño de esa red social. Pero me pone muy bien leer lo que escribes aqui.
    Mantente a salvo que quiero seguir leyéndote el alma.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s