Hace rato que dejé de contar los días. Descubrí que, para mí, el contar se había convertido en una herramienta de control. Cuando todo se siente tan fuera de mis manos, cuando el desenlace o las circunstancias escapan de cualquier cosa que yo pueda hacer (más allá de quedarme en casa y evitar exponerme a mí y a otros), busco desesperadamente algo que me haga sentir en control de mi propia vida.

Recuerdo que el último día que salí a trabajar fue un lunes, pero no cuál. No es importante.

Cosas que han pasado en los últimos días:

– Hay una amistad en particular en la que siempre he encontrado inmensa sabiduría, sosiego y compasión. Me ha acompañado durante estos días y he agradecido cada uno de ellos.

– Finalmente empecé a leer Homing Instincts. Early Motherhood on a Midwestern Farm, la compilación de ensayos de Sarah Menkedick. Sarah es la fundadora de la revista digital Vela, que disfruto muchísimo porque publica textos increíbles de no ficción escritos por mujeres. Su prosa es delicada pero potente, poética a veces, y resuena muchísimo conmigo en estos momentos en los que todo se tambalea y estoy lejos de casa. Aquella necesidad de quedarse quieta, de pausar, de habitar el propio cuerpo con una plena conciencia de lo que en él pasa, de mirar hacia adentro… me está gustando bastante.

– Vi el documental Regarding Susan Sontag, me releí La enfermedad y sus metáforas (bastante necesario y lúcido en estos tiempos) y me avergüenza admitir que devoré las dos temporadas de Big Little Lies en un solo día.

María Isabel Martín me invitó a escribir en su blog, así que aquí pueden leer El país que ahora es mi casa. Escribí sobre esa búsqueda que parece nunca acabar en torno al concepto de “casa”, cómo estoy llevando estos días, en qué estoy pensando y qué quiero de la Victoria poscovid-19.

– Cuando voy al supermercado le sonrío a las personas con las que cruzo miradas. Últimamente todos vamos tan asustados, tan al grano, nos evitamos en las calles y en los espacios que debemos compartir, tan tensos y paranoicos (lo de la paranoia puede que sea solo yo), que creo que deberíamos empezar a sonreírnos desde lejos. Puede ser el equivalente pandémico de la palmadita en la espalda o el abrazo que dice “vamos a estar bien”.

– Siempre he disfrutado el silencio. Soy más introvertida que extrovertida, evito las aglomeraciones y los ruidos, pero estos días empiezo a explorar un placer bastante nuevo e interesante en el silencio propio y autoimpuesto. Cuántas horas puedo pasar sin emitir ningún sonido y qué pasa por mi cabeza en esos momentos, en qué estoy pensando, a donde me lleva el no proferir ninguna palabra, por dónde y cómo se me escapa el lenguaje cuando me reto a no decir (verbalmente) nada.

– Estoy casi segura de que he ganado un par de kilos (asumo que todos estamos en el mismo barco aquí).

– Las conversaciones se han hecho más intencionales.

–  Permanece la urgencia de tocar, abrazar, besar, mirar a los ojos. La necesidad de tacto humano.

– Cada día me descubro más intrigada por la exploración de lo mundano, que creo que es algo que venía ocurriendo por debajito desde hace algunos meses y que ahora se convirtió en una fijación por el encierro.

– Alguien me dice que está “como Flores en el ático” y me rio.

– Intenté empezar a meditar y me rendí en el día dos.

– Creo que es la primera vez que logramos hacer una videoconferencia con toda mi familia paterna presente. Al vivir en países distintos, había sido imposible coincidir todos en el mismo horario, libres, sin ningún compromiso u obligación. La reclusión pandémica logró que, finalmente, pudiéramos vernos las caras todos en simultáneo. Fue fantástico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s