Los peldaños crujen sobre mi cabeza. A la poesía le tiemblan las manos: quiero que el silencio la sostenga como a un cuerpo que flota en una masa de agua. La cerveza se deshace en la boca, dulce y afrutada. El recuerdo: la grieta que nos hace humanos.

Un comentario en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s