Apuntes de las últimas semanas en las notas del teléfono

El cuidado luce de muchas formas distintas. El agradecimiento por las amistades que lo reinventan día a día.

*

Alguien que quiera cogerte de la mano incluso en medio de una pelea: ahí es.

*

Las aceras son de los borrachos durante las noches, y de los corredores al amanecer. También de los perros de vejiga urgente y de sus adormilados dueños, de la mujer cuyos tacones son el único sonido de la Diagonal cuando todavía no ha salido el sol. Quizá también de la señora que mira con parsimonia los escaparates a oscuras: quiero acercarme y decirle que el día todavía no empieza, preguntarle si tampoco pudo dormir, abrirme para que me cuente cuál es su duelo. A esta hora, creo que todos llevamos alguno. Me ajusto la bufanda, que empieza a ahorcarme, y aprieto el paso para seguir de largo.

Cuál es la distancia exacta entre la casa y la oficina. Cuántos pasos hay entre el sosiego y yo. Cómo se recorre el camino de vuelta a uno mismo. Cómo se mide el trayecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s