02122019

El día que deje de latigarme por reconocer que quiero amor van a cambiar muchas cosas: la necesidad dejará de ser la soga al cuello y se convertirá, quizá, en una barca pequeñita que se desliza sobre un río. No sé por qué pienso en un río. O en una barca. O en deslizarse.

Algún día voy a dejar de sentirme vulnerable por necesitar que me quieran. Nadie ha ejercido tanta violencia sobre mí como la que yo he puesto sobre sí misma.

Algún día voy a poder decir que quiero que me quieran sin que me tiemblen la voz y los labios. Algún día voy a dejar de maltratarme pensando que querer que me quieran es una debilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s