Hay palabras que me gustan: raw, visceral, parlamento. Me gustan las eles que se redondean en la lengua. De pequeña me daba vergüenza pronunciar palabras con «ch». Todavía no recuerdo por qué. Hay cosas que me cuestan: deconstruirme desde el privilegio, entender lo sistemático de la opresión, que me tomen en serio cuando hablo de acabar con el concepto de «belleza» desde un cuerpo que es bastante normado e incluso agradable a la vista según parámetros sociales. No llorar cuando me molesto, explicarle a alguien que me ha hecho daño sin que me tiemble la voz. Correr más de un kilómetro. Hay sensaciones que me agradan: sentir cómo la tensión en la espalda se libera al acostarme boca arriba en la cama al final del día, que me cojan la mano, pasarme los dedos entre el pelo mojado. Hay cosas que quiero: escribir, ser madre, ser buena persona, hacer algo (todavía no sé qué) que haga del mundo un lugar mejor. Hacer el máster. Hay cosas que me dan miedo: casi todo. Hay cosas que ansío desde la boca del estómago aunque no encuentro destello: volver a escribir. Hay historias que necesito contar pero que no sé escribir sin robar a otros de sus vivencias para reconstruir las mías. Habrá que inventárselo todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s